Con una financiación que alcanza casi la tercera parte de su presupuesto total, Bill Gates y las principales multinacionales de la industria farmacéutica mundial son los verdaderos actores de la Organización Mundial de la Salud que, tras una apariencia neutral y científica no deja de representar los intereses de las élites del poder global.

Read more ...